Masaje Holístico o Tui Na:

    El masaje Tui Na es una técnica netamente terapéutica que consiste en la estimulación de los diferentes meridianos de acupuntura que se definen como vías o caminos donde circula la energía, son la fuerza que hace que cada órgano y el campo emocional del ser humano se encuentren en armonía; es ver a ese ser desde un punto de vista emocional, mental, físico y espiritual; por lo tanto,  con esta terapia se puede tratar cualquier estado de enfermedad, gracias a que somos un campo energético, o sea, que somos seres rodeados de energía.
Con este masaje se puede tratar la depresión, manejo del duelo, obesidad, cefaleas (dolor de cabeza, migrañas), fortalecer el sistema inmunológico siendo posible tratar enfermedades propias de este sistema como lo son las artritis reumatoides, lupus, alergias, etc.
Este tipo de masaje principalmente va a permitir regular el cuerpo energético del ser y centralizarla, ayuda a mitigar el dolor, el sufrimiento y el malestar físico y emocional del ser humano.



Acupuntura
:

La acupuntura es una técnica ancestral que trata las enfermedades por medio de agujas metálicas finas en puntos específicos del cuerpo con el objetivo de restaurar la salud y el bienestar del ser.  
Se trabajan los meridianos por donde pasa nuestra energía vital y los puntos donde se concentra la energía desbloqueándolos y equilibrándolos. Esta técnica nos puede ayudar a tratar cualquier estado de enfermedad, pero es muy efectivo sobre todo para el manejo de dolor e inflamación en cualquier parte del cuerpo.

 

Moxibustión:

La moxibustión es una técnica que trata las enfermedades por medio de un tabaco de artemisa de carbón, con el objetivo de calentar puntos específicos en el cuerpo. Esta terapia se puede realizar de forma directa e indirecta, usualmente se usa indirectamente en la cual se calienta el punto, pero no entra en contacto con la piel.  Esta terapia es usada principalmente en lo que llama la medicina tradicional china: síndromes de deficiencias o por frio, dentro de las patologías más comunes se encuentran: la artrosis, osteoporosis, hipotermias, tos, entre otras.


Auriculoterapia:

Es una técnica no invasiva conocida también como reflexoterapia auricular, en la que se estimulan los puntos energéticos de la oreja, se dice que en la oreja tenemos un mapa energético de todo el cuerpo, por lo tanto, nos ayuda para el manejo de signos y síntomas de muchas alteraciones y enfermedades. Se realiza aplicando semillas de mostaza o balines que permitan la constante estimulación de los puntos. Es muy usado para dolores cervicales, lumbares, ciática, estrés, manejo de ansiedad, obesidad, etc.



Reflexología podal
:

La reflexología es un tratamiento holístico no invasivo, en el que se aspira a tratar la totalidad del ser (cuerpo, mente y espíritu) para inducir un estado de relajación, equilibrio y armonía que favorezca la capacidad natural del cuerpo para sanarse así mismo. Su objetivo principal  es crear una estimulación adecuada en las zonas reflejas de los pies para reforzar las funciones corporales del ser humano.
Es beneficioso para: Desintoxicar el cuerpo y apoya la protección del sistema inmunológico, mejora la aportación nerviosa y sanguínea, restaura el equilibrio del cuerpo, armoniza.



Terapia Miofascial:

Es una técnica manual basada en suaves estiramientos y presiones en diferentes zonas del cuerpo con el objetivo de mejorar las restricciones que se producen a nivel de la fascia.
La fascia es un tejido conectivo que envuelve todo nuestro cuerpo, músculos, huesos, vísceras, nervios y vasos, protegiendo y manteniendo la estructura del cuerpo unido, dándole la forma que tiene. El sistema facial forma una red ininterrumpida, por lo tanto, una lesión siempre causa una alteración en la fascia y esta puede causar alteraciones en zonas distantes a la lesión por compensaciones que hace el cuerpo. Estos traumatismos pueden ser impactos mecánicos, golpes, caídas, cirugías, vicios posturales, estrés y otras alteraciones emocionales.
La disfunción miofascial tiene características determinadas, suele ser un dolor sordo y difícil de ubicar y describir, con frecuencia es más intenso en la mañana, apareciendo con cierta rigidez al despertar que va mejorando durante el día, y ya en la noche vuelve a agudizarse siendo fatiga, dificultad para conciliar o mantener el sueño.